Zapateando…

Flamenquis…

Que sí, que sí… que lo nuestro es sufrir…

Flamenca 2009

Hasta vestida de flamenca, que, recordemos, no es lo más cómodo del mundo, nos gusta presumir tanto que, claro, los tacones no nos podían faltar.

Gracias a Dios, las zapatillas de esparto se han adaptado tanto a la moda que, hoy en día, puedes ir «cómoda» y con un tacón alto a la feria sin que ello sea el suplicio que supone ponerse un zapato clásico de tacón o un zapato de tiras.

A mí me gusta cada tipo de zapato para cada traje. Veréis, un traje corto creo que queda mucho mejor con tus medias y tu zapato de tacón clásico, de puntera, de salón… como queráis llamarlo. También se lleva mucho ponerse el clásico tacón de flamenca con estos trajes, claro que hay que decir, que éstos también podéis encontrarlo con lunaritos y demás pero a mí no me van demasiado.

El problema del zapato de tacón, dejando al margen que sea más o menos cómodo, es uno muy simple. Cuando el tacón es de aguja suele engancharse, cada dos por tres, en el último volante, mucho más, si éste es perforado, lleva alguna punta, encajes de bolillos, el cordón al filo… Con lo cual, cuando bailáis un pequeño enganchón puede suponer una tonta caída.

En realidad es lo de menos, pero a todo hay que estar pendiente, no sería el primer volante roto que veo porque el tacón se ha enganchado.

Aún así, soy fiel al tacón para vestir de flamenca y siempre será la primera opción que os recomendaré pero también entiendo que no todo el mundo tiene la capacidad de aguante que tengo yo cuando visto de flamenca y, sí, yo también he usado espartos, altísimas y monísimas para vestir de flamenca sobretodo

Sin embargo, el mundo de la zapatilla de esparto es hoy en día una gozada. Con lunares, lazos, con la puntera abierta, con correa, de distintos colores, más o menos altas… hay de todo. Claro, también su precio varía.

Photo: Chema Soler

Cierto es que la zapatilla clásica suele rondar los siete u ocho euros pero… habiendo tantas opciones, creo que merece la pena gastar un poco más en un zapato que nos vaya mejor. Tened en cuenta que un traje de flamenca es un lujo, un gasto innecesario en nuestra vida cotidiana, así que puestos a gastar por treinta euros o así no vamos a salir de pobres.

espartos de flamenca

Las zapatillas, como os digo, las hay de muchas alturas e incluso he visto a gente con las zapatillas planas, aunque donde se ponga el tacón… que se quite lo demás.

Un tacón estiliza mucho más la figura que la esparto pero si al menos con la zapatilla de esparto podéis evitar renunciar a las alturas ¿por qué no usarla?

Lo que no queda bien es usar zapatos de cuña. Aunque resulte raro decirlo, no queda igual que la zapatilla de esparto por mucho que ambas tengan cuña. Y por supuesto queda terminantemente prohibido usar bailarinas o merceditas para ir a la feria.

Y tú, ¿qué zapato usas?

Besitos por bulerías!!

2 comentarios

  1. VANESSA   •  

    BUENAS CLAUDIA ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO CONTIGO GRACIAS A LAS ESPARTERAS ESTAMOS SALVADAS, QUEDAN MONISIMAS CON LOS TRAJES Y CON LOS TRAJES CORTOS QUEDAN MUCHO MEJOR CON LOS TACONES. UN SALUDITO.

    • Claudia   •  

      Eso de presumir hay que sufrir… queda un poco lejos si tenemos esta bonita opción. Hay tantas clases de espartos que nadie puede decir que no hay posibilidad de ir medianamente cómoda. Además, como las hay de todas las alturas es posible eso de lucir un buen tacón…

      Saludos guapísima….me encanta verte participar tanto!!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.