Estampas de mi Rocío 2018 con la Hdad. Rocío de Sevilla

Flamenquis…

De ida y vuelta. Así es mi Rocío cada año. Aún no me he recuperado de esta gran romería del Rocío 2018 que un año más he vivido junto a la Hdad. Rocío de Sevilla. Un año especial para la Hermandad que por primera vez caminaba junto con el Simpecado de su ahijada la Hdad. del Viso del Alcor para despedirse de ella ya que el año que viene ellos tomarán ya su propio camino.

Diseño: Beluláh. Flores: Marbearte. Foto: Entreciriosyvolantes.com

 

Hermandad del Rocío de Sevilla. Foto: Claudia Alfaro entreciriosyvolantes.com

Ha sido un año especial, porque tres personas hacían el camino por primera vez, porque otros volvían con su hermandad después de años sin hacerlo y porque me ha dado para descubrir personas más allá de diseñadores. Yo me entiendo. Ha sido un año de bodegones, de risas, muchas risas, de arte y compás… por bulerías.

Fotos: entreciriosyvolantes.com

Diseño: Javier Mojarro. Flores Marbearte. entreciriosyvolantes.com

El camino tiene muchos ratos de soledad, de silencio, de pensar y recapacitar sobre muchas cosas. Un silencio sin cobertura entre pinos que a mí me dio hasta para perder el móvil entre arenales y que una de vosotras lo encontrase. La palabras “gracias” se queda aquí en nada. Amanecer cada día día con el eterno “buenos días romeros” y el tamboril de Manuel sonando. ¡Qué vacío se queda todo cuando acaban esos ocho días de ensueño!

 

Diseño: Rafa Leveque. Foto: Ventura para entreciriosyvolantes.com

Diseño: Beluláh. Flores: Marbearte. Foto: Joaquín Corchero.

Diseño: Javier de León. Foto: Javier Hdez. para entreciriosyvolantes.com

Cruzar el Vado del Quema y bautizar a los nuevos romeros, refrescarte en un pilón de agua, pasar frío, calor y hasta que te llueva todo en un mismo día. Ponerte la flor al pelo cansada, con carita de recién levantada “sin pinturas ni colores“, ver otras hermandades que se cruzan en tu camino y acercarte a rezar ante su Simpecado. Todo éso también es Rocío.

Claudia Alfaro con diseño de Rafa Leveque junto a Ventura, José Galvañ, Luis Otero, Pablo Retamero y Juanjo Bernal. Foto: entreciriosyvolantes.com

Diseño: Javier de León. Foto: Ramón Pérez para entreciriosyvolantes.com

Diseño: Juanma Delgado. Foto: Javier Hdez. para entreciriosyvolantes.com

Diseño: Beluláh. Foto: Javier Hdez. para entrecirosyvolantes.com

Llegar a la aldea cansados y vivir el Rocío con todos los que allí nos esperaban. Unos volverán al camino pronto y otros, lo descubrirán el próximo año. Levantarnos a las claritas del día para ver a la Virgen junto con nuestro Simpecado, como cada año, como siempre.

Diseño: ventura. Foto: Joaquín Corchero para entreciriosyvolantes.com

Diseño: Juan Boleco. Pendientes: MdeMatilda Clothes. Foto: Joaquín Corchero para entreciriosyvolantes.com

Diseño: Juan Boleco. Pendientes: MdeMatilda Clothes. Foto: Joaquín Corchero para entreciriosyvolantes.com

Creo que en mi recuerdo siempre quedará la noche de Cuatrovitas y aquella tremenda historia cuyo protagonista fue Luis, todos con sus camisetas de Minions. Quedarán las impecables espartos de Ventura y los pañuelos patrocinados por Flamentex, la noche previa en mi casa en la que no podía dormir de los nervios. Quedará el Señor de las Bridas y la chica del sueño. Quedará descubrir a Elena y su vara para el camino, bonita, muy bonita. Quedará la vuelta cocinando con Juanjo y el arrancarse a cantar, el abrazo de José Galvañ, fuerte muy fuerte, cuando volvía a casa o el de Pablo al despedirnos cuando la Hermandad ya estaba en el Salvador. Ver llorar a nuestro eterno Juanito, sin consuelo, porque todo acababa. Coscón, Mimoso y Triana campeones de ensueño. Paso a paso, regalándonos un camino impecable. Y siempre quedará cada instante con mi eterno compañero de camino, mi #VerdeEsperanza.

Estampas de mi Rocío. Fotos: entreciriosyvolantes.com

Diseño: Rafa Leveque. Pendientes: MdeMatilda Clothes. Flores: Blanco Azahar. Foto: Joaquín Corchero para entreciriosyvolantes.com

Foto: entrecirosyvolantes.com

Ha sido el año de “la aguja y el hilo”, en todos los sentidos. Unos la unión de otros y, al final, todos de todos. Cada uno cosiendo el agotamiento del otro, o las risas, o el llanto, uniendo puntada a puntada el patrón de un Rocío que no tiene un guión definido y que a cada paso varía. Y aún así hay que seguir. Aguja e hilo para continuar tejiendo una maraña de amistad y compañerismo, de vivencias que definen diferente cada Rocío.

Se acabó, toca esperar un año más.

Diseño: Beluláh. Foto: Joaquín Corchero.

Besitos por bulerías!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.