Y fue Semana Santa en Sevilla.

Flamenquis…

Varias me habéis escrito preguntándome por qué no estaba escribiendo cada día sobre Semana Santa como he hecho estos años atrás. Pues bien, metafóricamente y, por utilizar un término cofrade, digamos que mi hermandad salió a la calle el Domingo de Ramos y le llovió tanto que la pátina del Cristo se deshizo y el terciopelo del palio se destrozó.

Sí, ver he visto pasos, muchos, me he metido en bullas y mis hermandades han salido a realizar estación de penitencia. Pero ya nada era igual. Mientras mi Hermandad de Presentación al Pueblo de Dos Hermanas estaba en la calle yo decidía buscar aquella mirada en El Museo entre la oscuridad de la calle Alfonso XII. ¿Se mira o se mira? Pero el Señor expira mirando al cielo.

Martes Santo. Luz Candelaria, mi pellizco, mis nervios, mis sensaciones, mi forma de rezar, de pedirle ayuda, de sentirme cobijada ante su bella mirada. El abrazo de Sevilla en los Jardines de Murillo. Ella resplandeciente, única luz de aquel lugar. Mis niños del Grupo Joven candelario allí conmigo. Y los no tan niños. Y al final, una inmensa petalada que llevaba esperándola tres años.

semana santa sevilla 2014

Semana Santa 2014_3

 

El miércoles comenzaba con el más pequeño de la familia en la hermandad de más nazarenos de la jornada. Y yo comenzaba mi camino sola. Pinganillo, librito y manoletinas, botellita de agua y a andar. Pero siempre hay alguien que llama. Y mi hermana me esperaba en ese balconcito cofrade de revirás impecables. “Hoy también te vienes para acá” Y allá que fui a la hora en la que El Carmen Doloroso decidió hacer una de las mejores subidas de la Cuesta del Bacalao que este año se han visto.

Y fue Jueves Santo en Sevilla. Y había que cumplir con las ilusiones de aquellos que en estos han decidido acogerme, abrazarme, alentarme en momentos de incertidumbre, apoyarme cuando las lágrimas asomaban por mis ojos, cuando los recuerdos y “por qués” machacaban mi cabeza por la sensación de saber que hice mal las cosas y destrocé lo más maravilloso de mi vida sin opción alguna para mí de arreglarlo.

semana santa sevilla 2014_2

Pero ellas no merecían menos que mis manos para arreglarlas y vestirlas de mantilla. Mi hermana y, de casualidad, Vane se vistieron de mantilla por primera vez. Supongo que Dios quiso que me llevase dos mantillas, dos peinas y dos conjuntos de complementos para que mi hermana eligiese y, de un modo totalmente improvisado, vestimos también a Vane.

semana santa sevilla 2014_mantilla

Semana Santa Sevilla 2014_mantilla_entreciriosyvolantes

Y en ese momento que el mundo se te viene encima, en la oscuridad de la noche, sale la Esperanza y un abrazo venido desde lejos sube una escalera mientras tú la bajas corriendo para recibirlo. Noche de esperanzas, Macarena y Triana, de Silencio ante el rezo y las peticiones que todos hacemos ante Su mirada.

Semana Santa Sevilla 2014_4

El Cachorro y La O vuelven a Sevilla, cruzan el puente en la tarde del Viernes Santo. Y, en Hernando Colón, la Hdad. de Montserrat revira ante su mirada. Y yo en el balcón. Viene por la cuesta La Mortaja ante el silencio de los allí presentes. Sólo suena el muñidor. Mi mirada, perdida. Y alguien que pregunta “¿cómo estás?“. Silencio.

Como cada año, El Sol me espera en Puerta Jerez, aunque este año con otra compañía. Y recibimos a Los Servitas mientras somos fotografiadas por alguien que no sabíamos que andaba por allí. Pero no era día para seguir fingiendo disfrutar de las cofradías. Amigas. Día de hablar, preguntar eso que a lo mejor el lunes no queremos preguntar. Quien mejor que ella para explicar al detalle y sin ponerle nombres raros. Y más “por qués“.

Domingo de Resurreción. Y llueve en Sevilla. He leído un titular que decía “El gozo no fue pleno”. Y así ha sido mi Semana Santa. Pero por desgracia no tengo una máquina del tiempo que me haga volver atrás. Asumir, pedir disculpas y aprender, es lo único que se puede hacer.

Apagamos el #modoentrecirios, nos enfundamos la careta de flamenca y preparamos los volantes, flores y complementos porque, en tan sólo 15 días nos vamos para el Real de la Feria.

Besos… a los sones de ‘Candelaria’, para que Ella nos ilumine.

7 comentarios

  1. Ana   •  

    Hola soy Ana seguidora entusiasta de Entré cirios y volantes, y me gustaría hacer una consulta, el miércoles 23 voy a Madrid, a intentar comprar un vestido de flamenca, me podríais indicar tiendas de flamenco o de diseñadores-as de flamenco?

    Eternamente agradecida, flamenquis….
    Ana

  2. Beth   •  

    Amiga Claudia!!! Un post precioso y doy fe que muy sentido. La vida nos pone a prueba… Una y otra vez, que te digo. Aunque escribes mejor que nadie, que cuesta a veces que salgan las palabras adecuadas para expresar lo que te mata por dentro. Para expresar un arrepentimiento sincero y un cambio ya iniciado. Quiero que vuelva esa risa nerviosa, quiero que vuelva tu domingo de ramos!!!! Tq

    • Claudia   •     Author

      Gracias por quererme tanto, por ese abrazo y por estos días a mi lado. Tú me conoces como nadie para saber cómo me siento. Te quiero amiga.

  3. Sara   •  

    Qué bonito Claudi, mucha suerte y mucho animo, que tienes mucho arte flamenca guapa. =)

  4. Noelle   •  

    Simplemente maravilloso!!!

  5. Pedro.001   •  

    He disfrutado mucho a tu lado esta semana…..Claudi,hemos vivido la semana grande de Sevilla como a nosotros nos gusta….viéndolo to!!!por rincones….callejuelas…..plazas…..y ….en nuestro balcón, q ha sido un sueño!!
    Hasta los ciriales he sentido este año…y tu lo sabes mejor q nadie!!!!
    Un beso….un placer

    • Claudia   •     Author

      Ciriales bofeteros… es lo que tiene una maravillosa bulla y un poquito de cangrejeo.

      Pedri, Emma y tú siempre me habéis cargado de energía y verte esa cara cuando ella iba de mantilla ha sido el mejor de los regalos que me habéis hecho. Gracias por cuidarme, regalarme a vuestros amigos y respetarme esos momentos en los que sólo quería asomarme sola y en silencio al balcón. Un beso!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.