Ventura en We Love Flamenco 2017: El baúl de la Piquer

Flamenquis…

Ser “el nuevo” que llega a una pasarela después de haber ganado el Certamen de Diseñadores Noveles de We Love Flamenco el año anterior, no debe ser tarea fácil, los miedos y dudas invaden la mente y surgen las inseguridades. Sin embargo, Ventura, se propuso reafirmar dicho premio y dar un zapatazo en la pasarela, quería demostrar que se merecía el premio el año anterior y que tiene ganas de seguir en el mundo de la moda flamenca.

Para ello se armó de volantes, sensaciones, coplas y aquel maravilloso”Baúl de la Piquer“. Si el flamenco llena su alma, no olvidemos que es también bailaor, en este momento tocaba demostrar que sabe trabajar los volantes también para la Feria de abril.

Blanco, rojo y negro para comenzar su desfile, lunares y lisos. Capotes, pequeños volantes, encajes que marcan cintura y caderas, cierto sabor al flamenco hecha traje de flamenca para que la mujer luzca por el Real. Un estilismo clásico, ojos bien marcados dejando al desnudo los labios, moño bajo coronado de rosas rojas.

Y por las tardes, como una rosa
de los jardines que hay en la entrá,
pintaba a Trini, pura y hermosa,
como si fuera la Inmaculá.
Y decía el chavalillo:
“Pa que voy a entrar ahí,
si es la Virgen de Murillo
la que tengo frente a mí”.

Estampados y tonos verdes que combinan con mandarina y malva  para diseños de corte clásico a los que pone el punto actual dándole volumen a los volantes a base de enaguas blancas.

Bonita combinación de colores adaptada a diseños de trajes de flamenca que llenan de feminidad a la mujer, dejando al descubierto los hombros, marcarndo la cintura o la silueta de la mujer y sin restarle protagonismo a las grandes rosas del estampado. Me gustan mucho las camisas y mangas que nos recuerdan su otra profesión, el flamenco.

De la Feria de Sevilla
él le trajo una alianza,
gargantillas de corales
y unos sarsillos de plata.
Y paresía una reina
asomada a la ventana.

De azul y negro se viste la noche con diseños en los que Ventura añade transparencias, usa brocados, pedrería, escotes barcos y los volantes bajan.

Del principio al fin de la colección es como si hubiésemos visto madurar a la propia Concha Piquer a través de los volantes que Ventura imagina. Primero trajes de flamenca vivos, de tirantas, diseños con lunares y volantes en cascada hasta llenar a a esta elegante forma de vestir a la mujer para la feria de abril donde hasta las flores al pelo desaparecen.

Sin duda, una buena forma de hacernos ver que ha venido con fuerza a la moda flamenca con diseños actuales pero con sabor a copla señorial de aquellos años en los que, Doña Concha, llenaba con su voz los tablaos y teatros cantando Tatuaje, Antonio Vargas Heredia, La lirio o Yo soy ésa.

¿Y a vosotras? ¿Os ha gustado la colección de Ventura?  ¿Y las mangas y escotes? ¿Qué diseños os gustan más?

Besitos por bulerías!!

3 comentarios

  1. Guacimar   •  

    Una delicia! Pero fíjate que me ha encantado el maquillaje…

  2. Maria Luisa Alvarez Rodriguez   •  

    Me ha encantado, son preciosos sus escotes sin perder la esencia de traje de flamenca que es lo que me gusta a mi.
    Ventura hay que tenerlo en cuenta, si, porque hace una flamenca con sabor a flamenca pero innovando que es dificil,ya que se puede caer en hacer un ente (vestido) que no es ni traje de flamenca ni nada parecido… en este caso, ha sabido manejar esa sutil linea y le ha dado además su sello.

    Precioso…

  3. Fina   •  

    Parece que tiene claro lo que quiere…
    Me gustan a rabiar sus trajes negros estampados en rosa, y los negros/azules para la noche.

    Esta Feria va a ser ¡lo más!

    Gracias, Claudia. Y besitos por bulerías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *