Sevilla

Sevilla es mágica.

Supongo que cada uno piensa lo mismo de su ciudad, pero es que Sevilla a mí me tiene enamorada.

Muchos creen que Sevilla es sólo la feria y los catetos que muestran en la tv… y eso no es así.

Pasear por Sevilla en Navidad con las calles adornadas y la gente comprando, no sólo los regalos, sino también las telas para los trajes de flamenca que ya se acerca Simof y hay que ver que novedades trae para la próxima feria, o en Cuaresma oliendo ya el incienso por las calles sevillanas , en la puerta del Corte Inglés del Duque, el de las Iglesias donde las Hermandades ya tienen casi lista la Cofradía para salir en los próximos días. Ese Viernes de Dolores donde se ve a la gente impaciente porque llegue ese Domingo de Ramos reluciente y brillante con la Hermandad de La Borriquita saliendo por la rampa del Salvador. Después Sevilla pasa de penitente y cofrade a la más absoluta de las alegrías en la Feria de Abril. Caballos, trajes de flamenca y gente que vive la feria de día o de noche, porque aguantarlo todo es muy complicado. Somos tan feriantes que ésta comienza antes del “alumbrao“, cosa con la que no estoy de acuerdo… pero bueno.

Después, nuestros famosos “40 grados a la sombra”  y esas calles solitarias, donde sólo se oyen las cigarras y se ven extranjeros paseando por las calles, hasta las nueve de la noche cuando comienza a resurgir Sevilla.

Dice una letra de una canción “ Si tu no has visto a la Giralda llorar, las lágrimas de San Pedro y las Campanas repicar, tú no sabes de Sevilla de la misa la mitad” (no solo existe el “Sevilla tiene un color especial” que hay más) Sevilla da para mucho durante todo el año pero reconozco que yo muero por la Semana Santa y la Feria de Abril…porque estoy enamorada de Sevilla de su ambiente, de sus calles, de su gente, de sus tradiciones…no lo puedo evitar.

[tube]http://www.youtube.com/watch?v=KGeVl2FCKFk[/tube]