Romería de Valme (I)

Flamenquis…

Virgen de ValmeComo nazarena, hay un día que, llegadas estas fechas, comienzo a preparar. Antes lo hacía con la familia, ahora con los amigos.

Desde aquí quiero haceros partícipes de una tradicional fiesta de donde vivo pero no quisiera hacerlo desde el punto de vista histórico o cultural, aunque no niego que haga alguna referencia para que podáis entenderme. Me gustaría que entendiéseis lo que es la Romería de Valme para mucho de nosotros, aunque reconozco que para otros tan sólo es un día de campo. No es mi caso.

Perdonadme si aquí hablo menos de trajes de flamenca pero no podía dejar pasar la ocasión.

La Romería de Nuestra Señora de Valme se celebra desde que en el  año 1870 se reorganiza la Hermandad y, gracias al impulso de los miembros de ésta y del poeta José Lamarque de Novoa, se decide realizar, anualmente, una romería otoñal a la Ermita de la Señora. De esta forma, el 28 de octubre de 1894 tuvo lugar la primera Romería de Valme, en la que la Virgen fue llevada en una carreta de flores hasta su antigua capilla. Esta fiesta continuó hasta el año 1899 y se reanudó en 1916. A partir de entonces se ha venido celebrando todos los años, salvo en el primer bienio de la Segunda República (1931-1933) y durante la Guerra Civil (1936-1938). En las últimas décadas la fiesta ha adquirido un gran auge, sobre todo desde la Coronación Canónica de la Virgen en 1973, hasta el punto de ser una de las romerías más importantes de Andalucía; por ello, fue declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional en junio de 1976 (www.hermandaddevalme.es).

Paradójicamente la Virgen de Valme no es la patrona de nuestra ciudad aunque muchos crean lo contrario sino la Protectora de Dos Hermanas y Patrona del Ayuntamiento.

Virgen de Valme

La romería se celebra cada tercer domingo de octubre y, a estas alturas, muchas andamos preparando los trajes de flamenca. Porque aquí también hay. Además, en este sentido, es característico de nuestra ciudad que, al tratarse de una romería que tan sólo dura un día y, en sí, no es dura, las chicas suelen llevar unos trajes preciosos y no batas rocieras ni nada por el estilo. Yo me encuentro entre las que algún año ha estrenado para esta romería traje de flamenca y, como no, aquí ando liada cosiendo un par de trajes para ese día.

La semana previa a la salida de la Virgen es muy especial pues no sólo se celebran los cultos a la Virgen sino que, además, hay una tradición muy emotiva para muchos.

Para que os hagáis una idea, la Virgen se encuentra en un Altar Mayor bastante alto (ver imagen) y durante esa semana los niños de los distintos colegios de la ciudad acuden a hacer una ofrenda de flores a la Virgen (muchas veces vemos a los niños chicos en fila de a uno con un par de claveles en la mano para llevárselos a la Virgen). Finalmente, el altar queda completamente lleno de flores. Al final de la semana se produce también la ofrenda de flores de las hermandades de Dos Hermanas y, por últimos, la de los boyeros de la Virgen. Imaginaos esa Iglesia, repleta de gente, con el altar lleno de flores, con un olor maravilloso a nardos y la misa cantada por el coro de la hermandad. Impresionante.

El sábado se celebra el tradicional besamanos (besamedallas más bien) de la Virgen… vaya mañana bonita. La gente está en la calle todo el día y los más apurados esperan a la noche para pasar a verla. Imaginaos las colas a las siete u ocho de la tarde…

Ya sólo queda esperar a la mañana siguiente a que suene el despertador para vestirnos de flamenca, colgarnos la medalla e ir a verla salir… pero eso, en la siguiente entrada.

Besitos por bulerías!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.