Lina en el Alfonso XIII

Flamenquis…

Ya os comenté por twitter y facebook que el miércoles pasado estuve en el desfile de Lina y, bueno, qué decir que no se sepa ya de la diseñadora.

Un marco incomparable, el Salón Real del Hotel Alfonso XIII que ofrece unas vistas y unas posibilidades magníficas para realizar un desfile eso sí… había un fallo… o las modelos desfilan por una pasarela en alto o pones a los fotógrafos, a TODOS, de modo que puedan verse los trajes enteros… menos mal que yo soy una simple blogger que no se las da de nada ni va quejándose a la organización como hicieron otros…

Pero sigamos con los trajes…

Lineas clásicas de Lina que nunca fallan y que definen a la flamenca como tal. Volumen en sus grandes volantes, lunares, lisos y estampados en tejidos ricos. Renovó aquellos trajes que tanto hemos visto en personalidades tales como la Reina Sofía o Grace Kelly, nos ofreció una línea más rociera y a su pura flamenca.

Siempre he dicho que Lina no necesita experimentar ni hacer nada más porque más de 50 años después ella ya lo ha hecho todo, es la maestra por definición y, de quien mejor, que de sus propias hijas que continúan la labor de su madre y nos muestran año tras año sus propuestas con un aire más actual pero sin perder el sello que dejó su antecesora.

Es todo un gustazo disfrutar de cualquiera de sus defiles, no creo que hay nadie que pueda decir “este traje no me ha gustado” porque es pura Sevilla.

Sin embargo me llamó mucho la atención esa propuesta más innovadora o juvenil que nos trajo la firma con aires romeros. Me gustaron mucho los tejidos, los estampados y los juegos de colores así como las camisas y faldas para ese camino que transcurre por senderos y polvo.

Los complementos eran preciosos y el detalle de los sombreros no pasó desapercibido para nadie y más en estas fechas que pensamos más en el camino del Rocío que en una feria.

Otro de los detalles que me gustó mucho de los trajes es que en esta época de innovar o darle un giro a la firma, la apuesta por estampados llamativos está siendo clave así como los flecos que, como podéis ver en la foto, en muchas ocasiones pasan a ponerse sólo en medio escote y se hacen de la misma tela en vez de hacerlos de hilo…

En definitiva, grandes trajes, preciosas propuestas, elegancia… como una sevillana de Manuel Pareja Obregón… clásica y siempre perfecta.

Besos por bulerías!!!

1 comentario

  1. Ana   •  

    Impresionante el desfile, y los trajes preciosos.
    Gracias por describirlo tan bien, parece que yo misma lo he visto.
    Me encanta el artículo.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *