Un Domingo de Ramos en Sevilla #modoentrecirios

Flamenquis…

¡A la Gloria Sevillanos que es Domingo de Ramos!

Así parecía comenzar la mañana de un día que pintaba luminoso a las claritas del día. Los pequeños se preparaban con sus minúsculas túnicas blancas. Función de Palmas y, a las doce, todos estábamos pendiente de “la primera en salir“. Un río de capirotes inundaban las pequeñas calles del Porvenir donde la Hermandad de la Paz comenzaba, tranquilamente, su estación de penitencia. “Hay un mínimo riesgo de lluvia pero no será lo del año pasado” Palabras alentadoras de un Hermano Mayor que daba esperanzas a Sevilla.

Sto. Cristo de la Victoria

Molviedro echaba a la calle a su Jesús Despojado, la plaza, un año más, se aborrataba por la gente que quería ir a ver una de esas salidas “difíciles” de Sevilla. Esas bambalinas del palio de Dolores y Misericordia brillaban con la luz del sol, sí, sol, que a mediodía resplandecía en Sevilla.

La Cena sacaba dos de sus paso y el palio sólo tenía tiempo de asomarse a la puerta cuando el sol dejó de brillar en la Plaza de los Terceros.

La rampa, curiosa rampa la del Salvador en la que todos los pequeñines de Sevilla han correteado, recibía a los nararenos más pequeños y La Borriquita, comenza a salir mientras en el barrio San Julián, la Hiniesta hacía lo propio ¡¡quien volviese a aquel balcón!!

Cuarenta minutos de lluvia, tan sólo cuarenta minuntos rompieron toda la luz de un Domingo de Ramos que parecía volver a brillar como hace unos años. El cielo comenzó a llorar, las calles se desarmaron, las hermandaes que ya estaban en la calle empezaron a refugiarse. El arquillo del Ayuntamiento sirvió de refugio al Cristo de la Victoria mientras la Virgen se resguardaba de la lluvia en el arco del Postigo, ambos a la espera de un pequeño claro para irse a la S.I Catedral. Jesús Despojado corre a la Anunciación y Borriquita corta por Sagasta camino de su Templo. A la Hiniesta aún no le había dado tiempo si quiera a salir aunque su hijo, el Cristo de la Buena Muerte, se daba la vuelta casi a paso “mudá” porque lo que pudo caer en un momento no era normal.

hiniesta

¿Mi Domingo de Ramos? No quiso comenzar bien, siempre hay un mensaje que te rompe los esquemas y te toca el corazón por el egoísmo de pensar en uno mismoporque sí” sin respuesta alguna contundente, salvo cuando la respuesta tiene que “desarmarte” por completo… Un “no me esperes” que se clava en el alma. La suerte, mi suerte, dos amigos.

De Molviedro al Duque y de allí a refugiarnos. Caminamos hacia la Catedral y de nuevo a resguardarnos “el Cristo de la Paz está en el arquillo” pues allá que vamos. Salida improvisada del Cristo cubierto por la capota, una túnica nueva bordada que parece no querer ver Sevilla pues el año pasado no pudo siquiera salir a la calle. EL palio, rápidamente, había vuelto ya a la Catedral.

Jesus Despojado

“San Roque no sale” y comenzaban las apuestas… “¿Quién abrirá Campana? “Porque aunque el pequeño nazareno blanco de la Borriquita había pedido la “venia“, la Hermandad tuvo que acortar camino para volverse a su Templo sin hacer el recorrido, ni siquiera llegar a a la Catedral.

Después de la lluvia incesante que durante esos minuntos les cayó a los pequeños, era fácil adivinar que, la segunda parte de la hermandad, El Amor, no saldría aunque no existiese riesgo alguno de lluva. Y así fue. El Amor no recorrió las calles del centro de nuestra Mariana Ciudad.

Cristina, mi pequeña flamenqui, y Alberto, hoy el cirial más serio de toda Sevilla, hicieron que sonriera, es más, creo que no dejé de reír ni un sólo segundo. ¿Tensa espera por un mensaje y por la lluvia? Ya lo he dicho, los amigos son quienes nos rescatan de los mares de lágrimas. “Niñas terminad ya” Nos decía ALberto loco por ver Amargura salir. Sólo nos dió tiempo a salir de la cafetería cuando vemos venir tres nazarenos, de vuelta, antes de la hora si quiera prevista de salida de la hermandad, por las calles. Túnicas blancas del, cariñosamente llamado, Silencio Blanco. “Alberto, la Amargura no sale” a lo que nos responde “Al final tendríamos que haber hecho caso a la Niña de Entre Cirios y haber visto la Estrella

Sí, La Valiente esperó en su Templo una hora y media para poder hacer su estación de penitencia. ¿Vale todo por tal de pisar las calles de Sevilla? Nazarenos mojándose en las calles de alrededor, refugiados en casas de vecinos de la Hermandad esperando cautivos, muchos descalzos, a que la hermandad dijese que iban a hacer. ¿Es Valiente? Y soy la primera que dice eso de “Triana está en Sevilla” pero a veces hay que pensar en el cuerpo de nazarenos que lleva una Hermandad. Dicho esto, es Triana quien “abre las puertas de Sevilla“, izquierdos a los sones de la BBCC de Presentación al Pueblo de Dos Hermanas bajo una tímida llovizna cuando pasaban por la calle Rioja que no fue a más. La gente se tiró a buscarla por las calles, querían acompañar a la hermandad aunque el frío se fuese calando en los huesos.

la estrella

Un Domingo de Ramos, una vez más, distinto que terminé en el barrio donde me crié con mi familia. Sí, de estas cosas improvisadas que no has pensado hacer y después disfrutas como una enana. EL Cautivo de Dos Hermanas entraba a los sones de “La Saeta” mientras que el palio llegaba con “Campanilleros ” andando como nunca lo había visto a entrar (a diferencia del Cristo) casi a la puerta de la Parroquia y yo, esperando, sí, esperándote.

Contadme… ¿cómo fue vuestro Domingo de Ramos?

—————————————————

Fotos: Diario de Sevilla

3 comentarios

  1. Cris   •  

    Sólo una palabra: gracias. Mi Domingo de Ramos estuvo pasado por agua pero fue uno de los más especiales para mí… 😉 Ah! Y tenemos que volver a probar la tarta de aceituna xD

  2. mercedes   •  

    Desconcertada me has dejado en este post, poesía pura, ahis que penita de lluvia, pero mi niña no tienes que dejar de sonreir por nada ni por nadie,,, ole las gitanas guapas y con sentimiento, prueba a sonreir y mirar al cielo, alomejor un rayito de sol se abre entre las nubes, un beso guapisima…

  3. Patri   •  

    Hola Claudia, soy Patri de Jerez. Aquí ayer, a la hora que tenía que salir la hermandad del Perdón cayó un chaparrón, así que se preveía un Domingo de Ramos en casa. Finalmente las cinco hermandades decidieron esperar 45 minutos y pudimos disfrutar de una buena tarde de Domingo de Ramos. Esta tarde no hay riesgo de lluvia, así que salen todas. A ver la semana cómo sigue.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.