Ana Morón: La ‘Sevilla’ que no vemos.

Flamenquis…

Primer lunes de Cuaresma. Lunes de Via Crucis. Sevilla se prepara para recibir al Stmo. Cristo de la Expiración, de la Hermandad del Museo, en la S.I Catedral. Hoy, los volantes de las flamencas huelen a incienso con este nuevo Especial de Moda Flamenca que dedicamos a la diseñadora Ana Morón y a su colección de Simof 2014 ‘Sevilla‘.

Como dije una vez, disfrutadlo porque ésto es distinto.

——-

Si vos me abandonáis decidme dónde os puedo encontrar

pues no sé qué camino elegir para llegar a vuestro corazón.

Sevilla, ese misterio hecho arte, primavera reflejada en el bamboleo de un volante que se mece cual bambalina de palio sevillano. Y ella calla. Y asustada contempla el pasar de los días. Está llamando “a las puertas de cielo“. El sol la llama. Las nubes no le dejan pasar.

Misticismo sevillano de alfileres de colores, de patios encalados, de macetas de buganvillas que, puestas en el balcón de esa vieja calle Alemanes, en la noche del Lunes Santo, se enredan en el varal del palio que pasa, poco a poco, muy poquito a poquito, casi rozando sus rejas.

Ana Moron Simof 2014 editorial (6)

Parece una rosa llena de espinas, guardiana recelosa de su corazón. No es más que una débil flor de cera que se deshace ante la magia de su mirada incandescente, de un tierno gesto de amor. Cortes de un patronaje invisible a los ojos de cualquiera que resaltan cada línea de su figura. Piezas y piezas que forman el cuerpo del vestido que cubre su corazón.

Ana Moron Simof 2014 EntreCiriosYvolantes (1)

Necesito de tu calor

en las frías noches de invierno al caer el sol.

De tus palabras que forman versos.

De besos, que me hablen de ti cuando calles y en silencio.

Ana Moron Simof 2014 editorial (2)

Os echo de menos Vuestra Merced

pero decidme por donde paráis que no os encuentro.

Necesito de vos, de vuestra esencia.

Son las cinco en punto. El tendido viste de claveles y flores el albero de la Real Maestranza. Soberana espera a porta gayola, quieta y gallarda, a un toro que la embiste con la mirada. Torera soltura que por calle Adriano pasa. Delicada dulzura, delicado andar ante los portones de madera rojizo. La pared blanca encalá se deshace al roce de sus volantes en su continuo trasiego, ese ir y venir de su espera inquieta. Y pasan las horas.

Ana Moron Simof 2014 editorial (4)

Sí, volver a soñar y no despertar 

quedarme contigo velando tus rincones.

Capote de paseo convertido en muleta. Rojo. Mantilla que dibuja entre blondas el recorrido que ha de seguir cada caricia, que se tiñe de pequeños lunares rojos para ir a la Feria, cruzar a la otra orilla camino del Real. Sevillanas costumbres que la abrazan en un mismo vestido.

Ana Moron Simof 2014 editorial (1)

Ana Moron Simof 2014 EntreCiriosYvolantes

Y en ese patio escondido, entre vestigios de otras culturas, ese que nadie conoce, aguarda el primer beso que un día en la Feria dará. Y dibuja entre sedas en tonos verdes su caparazón. Y camina entre volantes canasteros hechos un clavel de metros interminables de tela, con el dulce color pastel que luce nuestra flamenca. Salerosa, sonriente, que entre Juan Belmonte y Costillares tiene la Feria su esencia. Y el contoneo grácil da lugar a la sonrisa, esa sonrisa de la vergüenza, esa mirada que invita a enamorar bailando una sevillana.

 

Ana Moron Simof 2014 editotial moda flamenca (3)

Azul de Lunes Santo, de corazones guardianes hechos en mikado, de Amor y Sacrificio, de Aguas de ‘una lagrima, un perfume, flor de azahar a la hora de la verdad‘ para contar lo que te amé.

Y volver a caer rendida ante tu majestuosidad

en el último suspiro de las dos mágicas palabras

que los poetas por vos relatan:

Te quiero Sevilla.

Ana Moron Simof 2014 editorial (5)

Y entre volantes verdes, bendita elegancia, recordando los rincones de Sevilla, ‘verde claridad sonora‘, Esperanza de calle Pureza que cruza pasito a paso esa distancia. Esa distancia que la aleja y poder gritar sin miedo desde la otra orilla del Río Guadalquivir,  mientras espera con su ancla insigne en el portón que da paso a su corazón:

¡Te quiero Sevilla!

Quédate conmigo, juntos, para siempre.

Ana Moron Simof 2014 editorial

Flamenquis… dice Ana Morónun diseñador tiene en sus manos la capacidad de crear arte a través de cada uno de sus diseños y eso es lo que debemos exigirnos“. Ella, siempre dulce y temerosa, ha conseguido llevar Sevilla a cada traje de flamenca. No se trataba de hacer lo que otros ya han hecho, ni de pasearse nuevamente por estampas costumbristas. Ha cogido cada rincón de Sevilla, su esencia Barroca, las vidrieras de la Catedral, el palio y la saya de la Virgen más sevillana y ha bocetado un cuadro por cada uno de sus trajes de flamenca y, creo valorar el esfuerzo y la dedicación que Ana Morón ha puesto a cada uno de los diseños, lo menos que merecía por parte del #FrenteFlamenco, era este Especial.

Espero que os haya gustado.

Besitos por bulerías!

—————————

Trajes de flamenca: Ana Morón.

Fotografías: Cayetano Gómez de ¡Ay Maricruz!

Modelo: Claudia Alfaro de Entre Cirios y Volantes

Agradecimientos a Carmen por abrirnos las puertas de su casa.

Textos en cursiva sacados del desfile de Ana Morón en Simof 2014.

Amparo Macia en Simof 2014: ‘Auténtica’

Flamenquis…

Tras cuatro años de ausencia, la Jerez hecha de soleares y tanguillos, de palmas a compás, de gitanos que con la voz rota cantan penas y alegrías al son de una bulería. Volvió a las tablas de Simof, la diseñadora Amparo Macia.

Un taconeo, gitano de pañuelo al cuello, mirada al suelo, a veces con los ojos cerrados, elegancia de hecha raza, traje de flamenca sin encajes de bolillos, de líneas puras y cortes limpios. La voz de Juan Peña, el taconeo de las modelos al caminar con paso firme, las palmas… del público.

Amparo Macia Simof 2014

Amparo Macia Simof 2014_2

Aquí no se comprende nada. Se siente. Las modelos no desfilan. Mónica Rosón pasea por la feria vestida de Amparo Macia. Los cuerpos de los vestidos dibujan en blanco, negro y rojo cada curva de la mujer. Las enmarca en un cuadro de lunares y elegancia hecha volantes de infinitos escotes y mangas.

Rosas naturales al pelo que dejaban el aroma en la pasarela cuando las modelos pasaban. Ni labios rojos y ni ojos negros. Naturalidad. Belleza.

Amparo Macia Simof 2014_4

Amparo Macia Simof 2014_5

Amparo Macia Simof 2014_6

Jugando con colores que creemos imposibles. ¿Marrones para vestir de flamenca? ¿Estampados originales? Y sin miedo alguno. Porque existen las bulerías, pero también las soleares, alegrías y tanguillos. Un buen cantaor toca todos los palos y Amparo Macia hizo lo mismo durante su desfile.

Amparo Macia Simof 2014_7

Amparo Macia Simof 2014_9

Y para una romería, una tarde en el Rocío ¿quién dijo que no se podía tener estilo? ¿Una batita? También hay otras opciones. Y los pantalones de talle alto toman protagonismo y las camisas de infinitos volantes y manga larga ponen el punto flamenco al look.

Amparo Macia SImof 2014_8

 

En rosa o el elegante verde cacería y mil volantes.Flecos que se entremezclan por los siempre eternos volantes de los escotes que Amparo Macia lleva años dibujando en sus vestidos. Y comenzamos a llenar de volantes las faldas de los vestidos. Pequeños, muy pequeños y, a veces, con ese “orden desordenado” que sólo quien los hace sabe entender.

Amparo Macia Simof 2014_10

Amparo Macia SImof 2014_15

Amparo Macia Simof 2014_11

Y la vuelta al rojo. Liso. Faldas y camisas que pasan inadvertidas escondidas entre los vestidos de flamenca que casi ni se diferencian. Talles altos, volantes que llegan al codo. El mantón al cuello, de esencia. Enagua ¡¡ay las benditas enaguas!! ¿Quién dijo aquello de que las enaguas al caminar no se ven?

Pura raza gitana. Porque la Jerez hecha flamenco, de cante jondo, tenía que volver a Simof. ¡¡Que no inventen nada que no hace falta!! Si Lina, la maestra, dice “esto sabe a Jerez” será por algo. Yo no me invento nada.

Amparo Macia Simof 2014_12

Amparo Macia Simof 2014_14

Y nos enamoramos. Y 40 trajes de flamenca pasaron en un momento. Se acaba el desfile. El espectáculo flamenco más bien. Sin necesidad de inventar nada sobre la pasarela. Porque el cuadro flamenco son ellas, las ‘Auténticas’ flamencas de Amparo Macia. Ni bailaoras ni espectáculos que roben protagonismo a las flamencas. Una voz, una mirada por cada traje de flamenca.

Amparo Macia SImof 2014_13

Flamenquis contadme… ¿Os ha gustado el desfile de Amparo Macia? ¿Qué os parece su propuesta para la flamenca de 2014? ¿Sois más de volantes pequeños o de grandes volantes? ¿Lunares, lisos o estampados? ¿Os atrevéis con el punto de seda? ¿Y la variedad e escotes y mangas?

Besitos, hoy más que nunca, por bulerías!!

Cristina García Simof 2014: ‘Il Bacio’

Flamenquis…

Il Bacio, es el nombre que la diseñadora Cristina García puso a su colección de flamenca presentada en Simof 2014. Su primera colección como profesional (recordemos que Cristina ganó el Certamen de Diseñadores Noveles de Simof 2013) era un guiño a la mujer italiana.

Cristina Garcia Simof 2014_10

Diseño de Cristina García. Simof 2014

Suena la BSO de la mítica película ‘El Padrino‘, la luz, casi inexistente, invita al público a fijarse en el rostro de una mujer que aparece al fondo de la pasarela. Sólo se ven sus ojos. El misterio, en forma de traje de flamenca, negro, ceñido, sensual, cubre parte de su rostro.

Un caminar lento, pausado, tranquilo, acompaña el pasear de cada una de las modelos. La mafia italiana tiene nombre de traje de flamenca en blanco y negro. Un cuello de esmoquin, un sombrero, una chaqueta al hombro, cortes imposibles en cada cuerpo del traje de flamenca. Flecos que rodean la cintura y algunos incluso hacen las veces de mangas. Un poquito de guipur. Unos labios rojos sobre unas transparencias estudiadas. Rosas rojas y hasta tejidos lenceros sobre capas y capas de tul que se convierten en volantes.

Cristina Garcia Simof 2014_1

Diseño de Cristina García. Simof 2014

Cristina Garcia Simof 2014_11

Diseño de Cristina García. Simof 2014

Cristina Garcia Simof 2014_2

Diseño de Cristina García. Simof 2014

Llega la luz a la costa Italiana. La mítica Sophia Loren baila aquel ‘Mambo italiano‘ en aquella película de 1955 ‘Pane, a more e…‘ con aquel traje de escote en V, bien entallado y esa falda que se movía con gracia al son del contoneo de la cintura de la Gran Dama Italiana. Cristina García reinventa ese momento, lo hace flamenco, sin olvidarse de traernos el color a la pasarela de Simof 2014.

Cristina Garcia Simof 2014_3

Diseño de Cristina García. Simof 2014

Entola” flores al escote, a mano, una a una, drapea y cruza con sumo gusto cada centímetro de la tela que dará lugar al escote corazón. Las nesgas se abren, los trajes de flamenca dejan ver la tela, el dibujo de las flores. Las sedas se mezclan con los organdiles y aparecen curiosos lazos sobre los hombros. Nada exagerado, un pequeño detalle.

Cristina Garcia Simof 2014_4

Diseño de Cristina García. Simof 2014

Cristina García nos ha acostumbrado a ver trajes canasteros… perdón, quería decir, el canastero entendido al modo de la diseñadora visuense. Metros y metros de tela en trajes de flamenca que no pesan absolutamente nada.

Cristina Garcia Simof 2014_7

Diseño de Cristina García. Simof 2014

Los tejidos lisos gobernando prácticamente toda la colección. Los volantes se reparten en ocasiones a distintas alturas por la falda. Una gama cromática que se pasea por rojos, verdes, naranjas o rosas. Diademas de rosas al pelo y grandes aros de Moxu como únicos complementos.

Cristina Garcia Simof 2014_5

Diseño de Cristina García. Simof 2014

Cristina Garcia Simof 2014_6

Diseño de Cristina García. Simof 2014

Y, a veces, deja lugar a la flamenca que acostumbra a usar garruchas en sus trajes, porque Cristina le da una vuelta de tuerca a lo clásico. Dos volantes, vestidos tobilleros, un detalle al escote, rosa combinado con berenjena y al Real de la Feria.

Cristina Garcia Simof 2014_9

Diseño de Cristina García. Simof 2014

Un beso, el que Cristina siempre tira al cielo, transformado en bata de cola. Amarilla, atrevida y radical como es ella. Un auténtico terremoto, un no parar como los volantes que recorren la cola de la bata, una rebujina de sentimientos que a veces empiezan a brotar en backstage, como dice la canción “cuando nadie me ve“. Porque, a veces, sólo a veces, sólo hace falta “musiquita” para invitarnos a soñar.

Cristina Garcia Simof 2014_8

Diseño de Cristina García. Simof 2014

Flamenquis… ¿qué os ha parecido la colección de flamenca de Cristina García? ¿Y su cuento italiano? ¿Blanco y negro o color? ¿Os atrevéis con sus cortes sensuales, sus atrevidos volantes y el volumen de sus trajes?

Besitos por bulerías!!