Flamencas de película (I)

Flamenquis…

Reconozcamos que cuando vemos un traje de flamenca en la televisión o cine se despiertan nuestros cinco y hasta el sexto sentido femenino. Nos fijamos en todo, en cada detalle, en el movimiento del traje, en la cinturita que el traje hacía a la actriz o en los asombrosos volantes. Sin duda alguna un traje de flamenca en la pantalla llama nuestra atención y por eso hoy comenzamos un repaso de algunos de los trajes y estilismos que el cine nos ha dejado ver. Hablamos de Flamencas de película. Abrid bien los ojos porque más de un traje os va a sonar…

Flamencas de pelicula I

Sólo tenemos que pasearnos por antiguas películas españolas para ver más de un traje de flamenca y una bata de cola. Talles altos y mangas de clavel enmarcaban la belleza de Juanita Reina, en películas como Sucedió en Sevilla (1955) y Macarena (1944). La gran Concha Piquer, Gracia de Triana o Estrellita Castro entre otras muchas también nos han dejado grandes películas llenas de volantes. El blanco y negro de la pantalla nos hace imaginar los colores de esos trajes de flamenca con grandes volantes al hilo y cintas de raso.

Juana Reina en Sucedio en Sevilla y Macarena

Concha Piquer y Estrellita Castro

Flamencas de pelicula 2

Hoy dejamos atrás grandes clásicos y nos fijamos en otras flamencas de película dando un pequeño paseo por los años 50.

En 1951 nos encontramos a Marujita Díaz y a la vedette Blanquita Amaro dándose en la réplica en “Una cubana en España” luciendo trajes de flamenca vistosos, llenos de organzas, encajes y cuerpos que resaltaban la cinturita de las actrices. Mantoncillos o flecos cortos dejando ver todo el vestido. Un look en el que no faltaban las grandes peinas y las flores… más de dos… ¡¡Uy!! ¿No os suena de algo ese estilismo?

Marujita Diaz en Una cubana en España 1951

Lolita Sevilla, por su parte, daba la bienvenida a los americanos en 1953 vestida de flamenca en la película “Bienvenido Mr. Marshall” con un marcado estilo clásico que ahora no es difícil ver sobre las pasarelas. Talle alto, escote enmarcado con flecos y una falda llena de volantes de lunares que contrasta con el cuerpo liso. Aunque no fue el único que sacó en la película…

Lolita-Sevilla-Bienvenido-mister-marshall-1953

Decían de ella que era uno de los rostros más bellos de la pantalla. Paquita Rico en 1954 lucía más de un traje de flamenca en “La malvaloca“, película que más de uno tenemos en nuestra memoria. Os dejo una imagen de uno de sus vestidos en la película. Liso con los volantes asimétricos y encajes. Los flecos del escote con un pequeño entredós y su ramillete de flores al pelo.

Paquito Rico La malvaloca 1954

Sin duda alguna de la actriz y cantante guardamos muchos recuerdos, muchas ocasiones en la que se enfundó el traje de flamenca o la bata de cola. “María Morena” o “Debla, la virgen gitana” son películas en las que también podemos disfrutar de ella luciendo la flor en el pelo con un estilismo que sin duda ha sido tendencia en 2013. Si es que todo vuelve…

Paquito Rico 2

Corre el año 1955 y Carmen Sevilla nos deleita en la película “Requiebros” con sus Coplas a la Giralda cuando se descubre ante nosotros con este maravilloso vestido de flamenca con escote halter, cuatro volantes y una abundante enagua. El talle bien alto y la falda con muchísimo vuelo para poder bailar y descubrir la espectacularidad de traje que luce. Sin duda una maravilla de vestido.

Carmen Sevilla en Requiebros 1955

Carmen Sevilla

Cerramos este capítulo principalmente de los años 50 y os espero en el siguiente post de Flamencas de película para deleitarnos con lo que fue y, en cierto modo, sigue siendo.

Flamenquis contadme… ¿En qué película de los años 40-50 recordáis ese traje de flamenca que se ha quedado marcado en vuestra retina? ¿Os gustan estos clásicos o pensáis que andan pasados de moda? ¿Os parece bien que los diseñadores de moda flamenca echen la vista atrás para hacer sus colecciones o preferís diseños nuevos?

Besitos por sevillanas!!

Córdoba: Desfile Trajes de Flamenca y Caftanes

Flamenquis…

Una vez más, la Fundación Tres Culturas bajo el proyecto MERE, ha organizado el desfile de Trajes de Flamenca y caftanes como ocurrió hace unos meses en Sevilla. En esta ocasión, es el Palacio de Congresos de la ciudad cordobesa quien acogerá dicho desfile.

Carmen Vega

Así es, mañana jueves 12 de septiembre a las ocho de la tarde podréis acudir al Palacio de Congresos a ver los trajes de flamenca de [typography font=”Cantarell” size=”20″ size_format=”px” color=”#f511a9″] Rosa Rojo, Pportona, Juani García y Carmen Vega[/typography]  mientras que [typography font=”Cantarell” size=”20″ size_format=”px” color=”#f511a9″] Nisrine Ezzak Bakkali, Kenza Idrissi y Siham El Habbit [/typography] os introducirán en la cultura marroquí.

Yo ya estuve en la edición que se llevó a cabo en Sevilla y os aseguro que fue todo un gustazo, explosión de color y belleza. Podéis volver a leer el post en este enlace para haceros una idea de lo que podréis ver si vais al desfile en Córdoba. Mi pasión por los trajes de flamenca es de sobra conocida pero os prometo que esos caftanes no me dejaron indiferente. Ambos trajes están llenos de tradición, se confeccionan a mano y realzan la belleza de la mujer que los luce. Forman parte de la cultura de cada país y sin embargo se adaptan a la moda fielmente para que nunca caigan en el olvido.

Como la entrada es libre hasta completar aforo os invito a que vayáis y disfrutéis de este desfile. La ciudad califal no puede ser mejor escenario para ello.

Tres Culturas 6

Nada más flamenquis… si vais disfrutadlo y empaparos de la cultura marroquí, de los distintos usos de cada caftán y de por qué unos colores u otros así como de los trajes de flamenca de estas grandes diseñadoras que estoy segura de que os van a encantar.

Besitos por bulerías!!

Reflexiones Flamencas: ¿Innovar o permanecer?

Flamenquis…

En estos días he estado editando posts antiguos, subiendo fotos que no se veían, rebuscando en ese cajón de sentimientos y fotos antiguas y ¿qué me he encontrado? Pues que muchas cosas siguen igual.

Ni bueno, ni malo, ni mejor, ni peor.

Resulta que cada año nos encontramos con diseñadores que innovan en esto de la moda flamenca, a muchos les pedimos que no “se repitan” cada año y de otros nos quejamos porque no se salen de su línea. Es decir, a cada uno lo medimos con un rasero diferente. No me extraña que algunos se pregunten “¿qué quieren de mí? ¿por qué a menganito sí y a mí no?“.

Aurora Gaviño simof 2010-2

Yo soy la primera que los ha mirado con distinta lupa. Mea culpa. Es más, yo he salido de desfiles de Simof diciendo eso de “visto uno, vistos todos” porque la colección se me ha hecho repetitiva y de determinados nombres he querido ver más. Claro que ahora me paseo por el centro de Sevilla, veo los locales vacíos o tiendas cerradas y pienso “madrecita que me quede como estoy que ya habrá tiempo de inventar“.

vicky martin berrocal 2010-7

Sin embargo, veo que viene mucha savia nueva por detrás, jóvenes talentos que se apuntan a esto de la moda flamenca e insuflan un aire fresco, lleno de moda, a los trajes que después veremos por el Real de la feria. Pero, porque son nuevos, hay quienes ni les miran a la cara cuando hacen un buen trabajo.

Yo soy de las que piensa que los términos medios siempre están bien salvo en determinados casos. Y uno de esos casos es éste. Creo que quedarse en trajes de flamenca que se nos hacen repetitivos e iguales que los demás, que no destacan sobre ningún otro no es bueno. No estoy hablando de precios sino de estilo, moda, diseño.

Es decir, o eres (por poner un ejemplo) Lina que se puede permitir el traje de tres volantes en cascada y siempre diremos eso de “es Lina” o te conviertes en una Rosalía Zahíno o Ana Morón que llegan rompiendo esquemas. Si un diseñador pasa desapercibido, por muy buena costura que tenga, lo tendrá más difícil para que recordemos su nombre… ¡¡hay demasiados que hacen lo mismo!!

Siempre se ha dicho que en tiempos de crisis sólo quien destaca o hace algo diferente, apuesta por sí mismo, emprende… consigue sobrevivir. Pues a eso me refiero.

Los nuevos diseñadores tienen que pelearse con un mercado “rancio” (en el buen sentido de la palabra, ese sentido sevillano que por aquí tanto nos gusta) y a veces los pobres no saben donde mirar, otros se apuntan a ese “más de los mismo“. Yo me sé de dos diseñadoras noveles el año pasado que andan preparando sus colecciones y que no hacen más que mirar fotos agobiadas para no repetirse porque después llegamos nosotros, críticos, bloggers y sabiondos, en muchos casos, y arrasamos sus colecciones. Pero esto es bueno, se exigen mucho a sí mismas y pelean por hacerse un hueco. Valoran el traje de flamenca de diseño y quieren ser ellas, darle un punto diferente, destacar sobre los nombres a los que andamos acostumbrados.

Los clásicos, algunos nombres recordados por todos, muchas veces hacen diseños para salir del paso, lo cual empobrece la moda flamenca. Otros, igualmente conocidos, siguen en la lucha por hacer de la moda flamenca algo más, entienden perfectamente eso de “año nuevo, colección nueva, diferente a la anterior” y tratan de no caer en el hastío del olvido, del “más de lo mismo“.

Carmen Latorre simof 2011

Y a veces sólo se trata de buscar nuevos tejidos, o combinar de otra forma colores, no siempre tiene por qué ser nuevos volantes o distintos escotes o hechuras. O quizás se trate de hacer puro espectáculo sobre la pasarela con trajes de flamenca más clásicos o más “normalitos“. No lo sé. Cuando los diseñadores me preguntan siempre les digo lo mismo “haz que te recuerden, que hablen de ti“.

Pero claro, viene el problema, ¡¡los costes!! esos costes que tan ahogados los tienen. Y de aquí al tema del precio. Queremos exclusividad, diseño, artesanía, el traje de menganito o zetanito… exigimos y no queremos pagar lo que vale. La pescadilla que se muerde la cola.

Con todo esto ¿qué quiero decir? Bueno, hoy no se trata de hablar de precios que ese tema ya lo hemos tratado otras veces. Es más una reflexión para los diseñadores, nuevos y viejos.  Se trata de que piensen si merece o no la pena ser igual que los demás, quedarse en un punto medio del que nadie se acuerda, vivir del “eterno nombre” o es mucho mejor exigirse a sí mismos, acertar o equivocarse, ganar o perder pero hacerlo luchando. Y no lo digo sentada desde la comodidad de un sofá, yo misma ando sumida en una lucha arriesgada en cuanto a mi vida profesional que ya veremos por donde sale.

¿Miedo? Mejor, respeto. Miedo a nada, respeto a todo.

Flamenquis… contadme. Ahora que andamos a las puertas de decidirse cuando será Simof, We Love Flamenco, MBPF Jerez y quienes estarán allí, ahora que ellos tienen que plantearse qué hacer con sus negocios ¿Qué le recomendaríais vosotras? ¿Cuál creéis que es el mejor modo de afrontar esta lucha?

Besitos por sevillanas!!