Y fue Semana Santa en Sevilla.

Flamenquis…

Varias me habéis escrito preguntándome por qué no estaba escribiendo cada día sobre Semana Santa como he hecho estos años atrás. Pues bien, metafóricamente y, por utilizar un término cofrade, digamos que mi hermandad salió a la calle el Domingo de Ramos y le llovió tanto que la pátina del Cristo se deshizo y el terciopelo del palio se destrozó.

Sí, ver he visto pasos, muchos, me he metido en bullas y mis hermandades han salido a realizar estación de penitencia. Pero ya nada era igual. Mientras mi Hermandad de Presentación al Pueblo de Dos Hermanas estaba en la calle yo decidía buscar aquella mirada en El Museo entre la oscuridad de la calle Alfonso XII. ¿Se mira o se mira? Pero el Señor expira mirando al cielo.

Martes Santo. Luz Candelaria, mi pellizco, mis nervios, mis sensaciones, mi forma de rezar, de pedirle ayuda, de sentirme cobijada ante su bella mirada. El abrazo de Sevilla en los Jardines de Murillo. Ella resplandeciente, única luz de aquel lugar. Mis niños del Grupo Joven candelario allí conmigo. Y los no tan niños. Y al final, una inmensa petalada que llevaba esperándola tres años.

semana santa sevilla 2014

Semana Santa 2014_3

 

El miércoles comenzaba con el más pequeño de la familia en la hermandad de más nazarenos de la jornada. Y yo comenzaba mi camino sola. Pinganillo, librito y manoletinas, botellita de agua y a andar. Pero siempre hay alguien que llama. Y mi hermana me esperaba en ese balconcito cofrade de revirás impecables. “Hoy también te vienes para acá” Y allá que fui a la hora en la que El Carmen Doloroso decidió hacer una de las mejores subidas de la Cuesta del Bacalao que este año se han visto.

Y fue Jueves Santo en Sevilla. Y había que cumplir con las ilusiones de aquellos que en estos han decidido acogerme, abrazarme, alentarme en momentos de incertidumbre, apoyarme cuando las lágrimas asomaban por mis ojos, cuando los recuerdos y “por qués” machacaban mi cabeza por la sensación de saber que hice mal las cosas y destrocé lo más maravilloso de mi vida sin opción alguna para mí de arreglarlo.

semana santa sevilla 2014_2

Pero ellas no merecían menos que mis manos para arreglarlas y vestirlas de mantilla. Mi hermana y, de casualidad, Vane se vistieron de mantilla por primera vez. Supongo que Dios quiso que me llevase dos mantillas, dos peinas y dos conjuntos de complementos para que mi hermana eligiese y, de un modo totalmente improvisado, vestimos también a Vane.

semana santa sevilla 2014_mantilla

Semana Santa Sevilla 2014_mantilla_entreciriosyvolantes

Y en ese momento que el mundo se te viene encima, en la oscuridad de la noche, sale la Esperanza y un abrazo venido desde lejos sube una escalera mientras tú la bajas corriendo para recibirlo. Noche de esperanzas, Macarena y Triana, de Silencio ante el rezo y las peticiones que todos hacemos ante Su mirada.

Semana Santa Sevilla 2014_4

El Cachorro y La O vuelven a Sevilla, cruzan el puente en la tarde del Viernes Santo. Y, en Hernando Colón, la Hdad. de Montserrat revira ante su mirada. Y yo en el balcón. Viene por la cuesta La Mortaja ante el silencio de los allí presentes. Sólo suena el muñidor. Mi mirada, perdida. Y alguien que pregunta “¿cómo estás?“. Silencio.

Como cada año, El Sol me espera en Puerta Jerez, aunque este año con otra compañía. Y recibimos a Los Servitas mientras somos fotografiadas por alguien que no sabíamos que andaba por allí. Pero no era día para seguir fingiendo disfrutar de las cofradías. Amigas. Día de hablar, preguntar eso que a lo mejor el lunes no queremos preguntar. Quien mejor que ella para explicar al detalle y sin ponerle nombres raros. Y más “por qués“.

Domingo de Resurreción. Y llueve en Sevilla. He leído un titular que decía “El gozo no fue pleno”. Y así ha sido mi Semana Santa. Pero por desgracia no tengo una máquina del tiempo que me haga volver atrás. Asumir, pedir disculpas y aprender, es lo único que se puede hacer.

Apagamos el #modoentrecirios, nos enfundamos la careta de flamenca y preparamos los volantes, flores y complementos porque, en tan sólo 15 días nos vamos para el Real de la Feria.

Besos… a los sones de ‘Candelaria’, para que Ella nos ilumine.

#OperaciónFlamencaON

Dedicado a alguien muy especial, a mi primera flamenca, a mi Rosa Fdez. 

Flamenquis…

No me he vuelto loca. Sí, podría escribiros otro post con una colección maravillosa, pero hoy cambiamos el tercio. Os preguntaréis qué es eso de la  #OperaciónFlamencaON y es algo tan simple (y tan difícil a la vez) de superar cada día un reto, un reto flamenco o con un objetivo flamenco.

Cañavate_flamenca_2014

Cada día, veo, disfruto y valoro el esfuerzo que ella hace. De blanco y verde pasará a blanco con unas maravillosas enaguas amarillas, un bonito mantón en jade, sus pendientes de Lina y ¿un ramillete de flores?.

Llegará la Feria de Sevilla y tendrá preparado su traje de flamenca, colgado en la puerta del armario, en alto, para que no se arrugue. O en el mueble del salón de casa de su madre. Ya veremos. Las flores estarán todas en una caja, probablemente los pendientes sigan ese día en la bolsa de Lina en la que venían incluso con el papel que los envolvían. La mesa estará preparada con todo lo necesario para peinarse y maquillarse y, un buen rato antes, comenzará a prepararse. Porque vestirse de flamenca, a veces, conlleva casi la misma liturgia que vestirse de nazareno. Sonará la música “Matitas de romero, palmas a compás…” .

Camino del Real de la Feria irá con la cabeza bien alta, ella es muy flamenca y se le dibuja una sonrisa en la cara cada vez que ve unos volantes, el movimiento y el contoneo de la mujer vestida de flamenca. “¡¡Niña, sonríe!! ¿no ves que vas vestida de flamenca?” Es capaz de decir. Hay una fotografía que no dejará de hacerse, con su madre, también vestida de flamenca. Este año sumará una foto más. Porque este año, se ha propuesto volver al Real como antes, ése es su reto, su objetivo flamenco. Y lo está consiguiendo. Las enaguas están en marcha. La hucha se está llenando. Los Candela Reina, le están esperando. ¿Pendientes? ¿Peinecillos? ¿Pulseras? ¿Todo? Depende de ella, de su esfuerzo y sus ganas.

Rosita y Claudi.

Para unas el objetivo es llegar a comprar ese traje de flamenca que tantas veces habéis visto en fotos, de ese diseñador que os gusta y que lleváis meses esperando a que rebajen o no, porque ¿quién dice que nuestro traje de flamenca soñado es de colección? A mí me escribís llenas de ilusión porque habéis conseguido haceros con él y simplemente me decís “Clau, ya lo tengo, he cumplido un sueño“.

Para otras vuestro reto es vestirse de flamenca por primera vez porque amáis nuestra tradición o amáis a alguien que os quiere llevar a la Feria de Abril. Cuántas de vosotras me habéis escrito diciendo eso de “Necesito que me ayudes, es mi primera Feria vestida de flamenca y no sé por dónde empezar“. Otras, ahorráis o pedís vacaciones para esos días poder pisar la Feria y hasta venir a Sevilla por primera vez.

Hay veces que creo que el reto es salir airosa de una tienda de tejidos tras las largas colas, de una mercería embotadas entre tanto encaje de bolillos, ondulinas y pasacintas. Hay ocasiones en que las dudas por combinar una cosa u otra con nuestro traje nos comen la cabeza. Y miramos mil veces ese trocito de tela que llevamos en la cartera. Y otras mil más pensamos en los metros que necesitamos. ¿Y los complementos?. La última semana compramos los complementos. Y eso que nos habíamos propuesto dejarlo todo listo la semana siguiente a Semana Santa. ¡¡Anda!! ¡¡Nos faltan las zapatillas de esparto!!

complementos_de_flamenca_entre_cirios_y_volantes

El reto de otras mujeres es hacer de un traje de flamenca, dos. Porque el mismo traje tiene que servir para dos días de Feria y no queremos repetir también los complementos. Y para otras, sencillamente, hacer el traje de flamenca que dure unos cuantos de añitos y no pase de moda rápido. Incluso hacer que el de la hija y la madre sean iguales puede ser un reto, ni la niña es mujer ni la mujer una niña. Puede llegar a ser un reto incluso que la modista plasme sobre la tela el traje de flamenca que está en nuestra cabeza.

¡¡Maravilloso!! ¡¡Todas sois maravillosas!!

Y es que, el valor, esfuerzo y la dedicación que mostráis muchas mujeres por vestiros de flamenca, el ímpetu y las ganas que le ponéis por hacerlo bien es digno de admirar.

Como sevillana y “Flamenca por defecto” que soy, tras cuatro años y medio detrás de Entre cirios y volantes en los que disfrutar y vivir este mundo tan flamenco me ha ayudado tanto, sólo tengo palabras de ánimo para cada una de vosotras.

A 70 días de que, vestidas de flamenca, pisemos el Real de la Feria, activamos el modo #OperaciónFlamencaON, sí, yo también, porque yo misma tengo mi propio objetivo flamenco para esta Feria de Sevilla que tiene que ver con vosotras. ¡Y aquí estamos todas para ayudarnos!

Flamenquis, contadme ¿cuál es vuestro objetivo? ¿Qué os habéis propuesto para esta Feria? ¿Necesitáis ayuda?

Besitos por bulerías!!

———————————————-

A las tuiteras, les propongo usar el hashtag creado por Rosa, #OperaciónFlamencaON para motivaros unas a otras o ayudaros.

Reflexiones Flamencas: ¿Innovar o permanecer?

Flamenquis…

En estos días he estado editando posts antiguos, subiendo fotos que no se veían, rebuscando en ese cajón de sentimientos y fotos antiguas y ¿qué me he encontrado? Pues que muchas cosas siguen igual.

Ni bueno, ni malo, ni mejor, ni peor.

Resulta que cada año nos encontramos con diseñadores que innovan en esto de la moda flamenca, a muchos les pedimos que no “se repitan” cada año y de otros nos quejamos porque no se salen de su línea. Es decir, a cada uno lo medimos con un rasero diferente. No me extraña que algunos se pregunten “¿qué quieren de mí? ¿por qué a menganito sí y a mí no?“.

Aurora Gaviño simof 2010-2

Yo soy la primera que los ha mirado con distinta lupa. Mea culpa. Es más, yo he salido de desfiles de Simof diciendo eso de “visto uno, vistos todos” porque la colección se me ha hecho repetitiva y de determinados nombres he querido ver más. Claro que ahora me paseo por el centro de Sevilla, veo los locales vacíos o tiendas cerradas y pienso “madrecita que me quede como estoy que ya habrá tiempo de inventar“.

vicky martin berrocal 2010-7

Sin embargo, veo que viene mucha savia nueva por detrás, jóvenes talentos que se apuntan a esto de la moda flamenca e insuflan un aire fresco, lleno de moda, a los trajes que después veremos por el Real de la feria. Pero, porque son nuevos, hay quienes ni les miran a la cara cuando hacen un buen trabajo.

Yo soy de las que piensa que los términos medios siempre están bien salvo en determinados casos. Y uno de esos casos es éste. Creo que quedarse en trajes de flamenca que se nos hacen repetitivos e iguales que los demás, que no destacan sobre ningún otro no es bueno. No estoy hablando de precios sino de estilo, moda, diseño.

Es decir, o eres (por poner un ejemplo) Lina que se puede permitir el traje de tres volantes en cascada y siempre diremos eso de “es Lina” o te conviertes en una Rosalía Zahíno o Ana Morón que llegan rompiendo esquemas. Si un diseñador pasa desapercibido, por muy buena costura que tenga, lo tendrá más difícil para que recordemos su nombre… ¡¡hay demasiados que hacen lo mismo!!

Siempre se ha dicho que en tiempos de crisis sólo quien destaca o hace algo diferente, apuesta por sí mismo, emprende… consigue sobrevivir. Pues a eso me refiero.

Los nuevos diseñadores tienen que pelearse con un mercado “rancio” (en el buen sentido de la palabra, ese sentido sevillano que por aquí tanto nos gusta) y a veces los pobres no saben donde mirar, otros se apuntan a ese “más de los mismo“. Yo me sé de dos diseñadoras noveles el año pasado que andan preparando sus colecciones y que no hacen más que mirar fotos agobiadas para no repetirse porque después llegamos nosotros, críticos, bloggers y sabiondos, en muchos casos, y arrasamos sus colecciones. Pero esto es bueno, se exigen mucho a sí mismas y pelean por hacerse un hueco. Valoran el traje de flamenca de diseño y quieren ser ellas, darle un punto diferente, destacar sobre los nombres a los que andamos acostumbrados.

Los clásicos, algunos nombres recordados por todos, muchas veces hacen diseños para salir del paso, lo cual empobrece la moda flamenca. Otros, igualmente conocidos, siguen en la lucha por hacer de la moda flamenca algo más, entienden perfectamente eso de “año nuevo, colección nueva, diferente a la anterior” y tratan de no caer en el hastío del olvido, del “más de lo mismo“.

Carmen Latorre simof 2011

Y a veces sólo se trata de buscar nuevos tejidos, o combinar de otra forma colores, no siempre tiene por qué ser nuevos volantes o distintos escotes o hechuras. O quizás se trate de hacer puro espectáculo sobre la pasarela con trajes de flamenca más clásicos o más “normalitos“. No lo sé. Cuando los diseñadores me preguntan siempre les digo lo mismo “haz que te recuerden, que hablen de ti“.

Pero claro, viene el problema, ¡¡los costes!! esos costes que tan ahogados los tienen. Y de aquí al tema del precio. Queremos exclusividad, diseño, artesanía, el traje de menganito o zetanito… exigimos y no queremos pagar lo que vale. La pescadilla que se muerde la cola.

Con todo esto ¿qué quiero decir? Bueno, hoy no se trata de hablar de precios que ese tema ya lo hemos tratado otras veces. Es más una reflexión para los diseñadores, nuevos y viejos.  Se trata de que piensen si merece o no la pena ser igual que los demás, quedarse en un punto medio del que nadie se acuerda, vivir del “eterno nombre” o es mucho mejor exigirse a sí mismos, acertar o equivocarse, ganar o perder pero hacerlo luchando. Y no lo digo sentada desde la comodidad de un sofá, yo misma ando sumida en una lucha arriesgada en cuanto a mi vida profesional que ya veremos por donde sale.

¿Miedo? Mejor, respeto. Miedo a nada, respeto a todo.

Flamenquis… contadme. Ahora que andamos a las puertas de decidirse cuando será Simof, We Love Flamenco, MBPF Jerez y quienes estarán allí, ahora que ellos tienen que plantearse qué hacer con sus negocios ¿Qué le recomendaríais vosotras? ¿Cuál creéis que es el mejor modo de afrontar esta lucha?

Besitos por sevillanas!!

#CumpleBlog: Cuatro años con mis Flamenquis

Flamenquis….

GRACIAS por cada una de las felicitaciones que ayer recibí pero no era mi cumple. Era el cumpleaños del blog, el de la otra mitad de Entre cirios y volantes, el de cada una de vosotras que un día decidió pasar por aquí.

Cuatro años en los que hemos compartido desde momentos amargos a los más dulces, las risas, las nuevas flamenquis que se han hecho amigas mías, parte de mi vida. Con muchas de vosotras (y vosotros) tengo bastante contacto no sólo por vuestros comentarios sino también por Facebook y Twitter y me contáis mil y una historias que a veces nada tiene que ver con volantes y, otras, hacéis como yo y vestís con un traje de flamenca cada uno de vuestros sentimientos, de los cuales, me hacéis partícipes.

Desiree, Patri Bazarot, Cristina Garcia, Entre cirios y volantes

Conoceros, disfrutaros, compartir con mis flamenquis cada uno de los días que han escondido estos cuatro años a vuestro lado es lo que hace tan especial a Entre cirios y volantes.

Sin mis flamenquis no hay blog y por eso soy yo la que no sólo os da las gracias sino la que os felicita porque cada día inventáis para mí un nuevo reto, un nuevo post, una nueva idea que sacar adelante.

Cumple Entre cirios y volantes

Un zapateo, una patada por bulerías, unas bonitas manos que se mueven al compás de unas alegrías de las de Mery, una mirada que embruja al cruzarnos bailando sevillanas, una mano en la cintura, un volante que se descose y unos flecos que se enredan, una flor bien puesta, el pendiente de flamenca que se rompe y la sevillana lenta, muy lenta que se canta una noche de Rocío cuando todos descansan y alguien rompe el silencio para rezar cantando. Todo eso junto a mis flamenquis ha hecho que llevemos ya cuatro años compartiendo volantes, lunares y complementos.

Cumple Entre cirios y volantes 2

Porque sin mis flamenquis no soy nada…. GRACIAS y Feliz cuarto cumple a Entre cirios y volantes.

Sonibel y Entre cirios y volantes

Besitos por bulerías, alegrías y soleares.

Aromas de una ciudad: Los Patios de Córdoba

Flamenquis…

Ante todo perdonadme porque os escriba algo que nada tiene que ver con la moda flamenca pero quiero agradecer el gesto que tuvieron conmigo al esperarme y hacerme disfrutar de esta tarde.

Os cuento.

VPatkRQeP763iMjsAoMS0iOnFfPhxW0GdpS5b3JgT6Q

Era un viernes por la mañana cuando, mis compañeros bloggers partían rumbo a Córdoba para disfrutar de un día de visitas a los patios, encontrarse y conocer a bloggers cordobeses y disfrutar del día conociendo mil y una historias de la ciudad. Yo, me quedaba en la oficina trabajando aunque estaba invitada al evento.

Leía sus tuits, veía las fotos que Elena Carazo iba publicando y y mis ganas de que diesen las 3 de la tarde para salir corriendo rumbo a la bella Córdoba aumentaban. Visitaron la ciudad, sus callejones, sus patios que se envuelven entre macetas verdes y azules con gitanillas que dan color a las encaladas paredes de las casa antiguas, el mercado de la Victoria, todo durante un día gris y lluvioso pero que ellos se empeñaron en disfrutar al máximo. 

De repente, el día que estaba gris en Sevilla se convirtió en un aguacero inmenso, tormenta que aquí no duró demasiado pero que como os digo, en Córdoba no cesaba. Recibí un whatsapp de Cayetano y otro de Victoria BioqueClau, botas, chaqueta y paraguas“.

Fue una pena no poder disfrutar de la jornada completa pero, a pesar de ello, que me fui para pasear por la ciudad de un modo distinto, con una historia que tenía como telón de fondo el olor a jazmín, violeta, mandarina o narciso.

Conocer a flamenquis cordobesas fue todo un gustazo, la verdad es que el recibimiento no pudo ser mejor y me dejaron casi sin palabras durante todo lo que quedaba de tarde.

Cata Aromas. Miguel Valverde Fotografía

Patios de Cordoba 4

cata aromas-15

Perfumerías Aromas nos deleitó con una cata de perfumes. Brilli nos contó una historia de amor a través de las fragancias, historia que comenzaba con la pureza de dos personas que con una mirada, en este caso, un olor, nos remueven los más bellos sentimientos.

[quote style=”boxed”]En nuestra historia, los dos jóvenes amantes paseaban por los barrios cordobeses: En Santa Marina se conocieron con con olores suaves y frescos, con sabor a piña y mandarina verde. Juventud retomada en un bella mirada. En San Andrés, la vida se torna bella a aroma de grosellas negras. Es el momento soñado por los dos, la cálida esencia de los primeros compases del amor. En la Judería se vuelven pasionales, la noche les embruja y el sándalo y el pomelo recorren la dulce piel morena de esta guapa cordobesa.[/quote]

Y aún más. Nos enseñaron truquitos para maquillanos. Es más, durante los días de Feria de Córdoba las chicas estáis de suerte porque si os llegáis a la tienda que tienen en la Plaza de Las Tendillas os harán un maquillaje exprés para que luzcáis preciosas por el real. Para terminar, nos deleitaron con una copa de vino dulce y dulce típico cordobés.


cata aromas-16

Miguel Valverde Fotografia

Claro que Victoria y Cayetano no iban a dejarme sin paseo cordobés y sin ver un solo patio, así que terminamos callejeando hasta llegar al Patio de la Calle Marroquíes y disfrutando de este espectáculo.

Patios de Cordoba 3

Así terminó mi corto viaje a Córdoba pero prometo volver pronto y disfrutar de todos los rincones que la ciudad nos ofrece.

Gracias  a las organizadoras, Esther Amo y Victoria Bioque así como a [typography font=”Cantarell” size=”18″ size_format=”px” color=”#f511a9″]Perfuerías Aromas[/typography] por hacerme disfrutar de esta bonita tarde y descubrir esencias que no conocía.

Flamenquis… si queréis leer los posts de mis compañeros y votar el que más os guste sólo tenéis que entrar aquí y dejaros enamorar por sus palabras.

Besitos por bulerías!!